Inicio Complemento Principal 1 Orden y vigilancia epidemiológica, vital para contener propagación

Orden y vigilancia epidemiológica, vital para contener propagación

Autoridades de la capital, epicentro del Covid-19 en Ecuador, pudieron haber evitado el rápido crecimiento de contagios. En las ciudades donde no hay colapso, la preparación es vital.

Guayaquil y Quito han sido las ciudades más afectadas por el Covid-19. Sin embargo, el buen o mal manejo en estos territorios impacta en el resto del país, donde hay menor cantidad de hospitales, especialistas y tecnología.

Daniel Simancas, epidemiólogo, dice que la ‘Perla del Pacífico’ vive una inmunidad transitoria, que llega cuando la población ha vivido de forma explosiva el virus que dejó como consecuencia más de 7.000 muertes inusuales. No se sabe cuánto durará esta condición, pero recomienda preparar su sistema para una segunda ola.

Para esto, señala Simancas, es necesaria la vigilancia epidemiológica. “Contratar varias personas que rastreen los contactos de un contagiado. Pueden participar universidades para monitorear, controlar y vigilar”. El fin de esto es que nadie cercano a un caso positivo se quede fuera del cerco, especialmente si es asintomático.

Tuvieron que dar un paso adelantado

En el caso de Quito, el experto sostiene que hubo una falsa sensación de seguridad, provocada por los dos meses de cuarentena que no permitieron tomar medidas de prevención, como brigadas que visiten determinados sectores o estaciones de triaje. “Durante la cuarentena se debía ir a buscar a los casos no esperar que colapse el sistema”, añade Simancas, señalando que las medidas que hoy ha tomado el Municipio son de contención cuando hubo tiempo para prevenir.

“El mismo Ministro de Salud dijo que no iba a ser necesario usar el hospital temporal del Bicentenario. Provocando una extrema relajación en la ciudadanía”, añade.

Uno de los errores de la capital, indica Simancas, fue haber pensado en función de su población, sin darse cuenta que el sistema sostiene a los pacientes de otras ciudades que no cuentan con la misma capacidad hospitalaria o tecnología.

Se puede evitar un colapso

Para lograr que las otras ciudades no colapsen sus sistemas, Simancas considera que se debe generar conciencia a nivel nacional. “Generar alerta de la situación difícil, no pánico ni relajación”.

Para esto es necesaria una estrategia técnica en la que los ciudadanos tengan más información sobre el estado de contagios, muertes y tomas de pruebas en sus parroquias.

“No podemos permitir que alcaldes empiecen a repartir dióxido de cloro. La idea no es desaparecer al virus, sino disminuir el número de muertes”.

Si bien las autoridades deben garantizar la salud a través de atención primaria y masificación de tomas de pruebas, Simancas señala que es importante continuar con el autoconfinamiento. “salir para lo estrictamente necesario”.

Fuente:EW/Larepublica


Dejar un comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su Nombre aquí