Inicio Complemento Principal 1 El fútbol ecuatoriano, castigado por COVID-19

El fútbol ecuatoriano, castigado por COVID-19

extra

Castigado por las secuelas de la pandemia del COVID-19 y por los conflictos desatados entre directivos de clubes y de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), el balompié ecuatoriano empieza a reactivarse con miras a un eventual retorno del torneo en julio próximo.

La COVID-19 paralizó todas las actividades futbolísticas en Ecuador el pasado 15 de marzo y el 24 de abril se desató la crisis administrativa dentro de la FEF, cuando 6 de los 9 miembros de su Directorio decidieron remover de la presidencia a Francisco Egas y designar en su lugar a Jaime Estrada.

Por si fuera poco, el presidente de la Liga Pro, Miguel Ángel Loor, aseguró recientemente: «No nos llevamos con Francisco Egas», el directivo reconocido como presidente de la FEF en la Conmebol y la FIFA.

Esos organismos continúan con el análisis sobre la situación de la titularidad de la FEF.

El panorama también se torna gris dentro de la selección por las polémicas y el distanciamiento entre varias de sus figuras con Egas.

Felipe Caicedo, que milita en el italiano Lazio, se ha mostrado totalmente renuente para ser convocado, y Luis Antonio Valencia, de Liga de Quito, tampoco acepta la forma de Egas para administrar el fútbol local, tras señalar que el dirigente «cree que manda en su finca».

Por otra parte, y a nivel de clubes, los principales directivos de Emelec, Nassib Neme, y de Liga de Quito, Esteban Paz, retomaron viejos enfrentamientos con acusaciones que han envuelto aún más en la incertidumbre al fútbol local.

El ingrediente que reactivó la disputa verbal entre Neme y Paz ha sido una reciente declaración del exfutbolista de Liga de Quito, Ángel Cheme, suspendido en 2010 por dos años tras haber participado bajo el nombre de Gonzalo Chila en el cuadro quiteño y en otros equipos del fútbol ecuatoriano.

Cheme aseguró esta semana que los directivos de Liga estaban al tanto de su doble identidad desde agosto de 2010 y fue suspendido en diciembre del mismo año, por lo que Neme apuntó ahora que supuestamente «los Paz (Rodrigo y Esteban), padre e hijo, utilizaron el cinismo y la hipocresía de cuarta categoría» en torno al caso de su exfutbolista.

Un comentario al que Esteban Paz respondió señalando «el hipócrita de 4 caras de Nassib Neme pretende juzgarme. En 10 años ha manipulado mucho en el fútbol ecuatoriano».

En otra de las polémicas en torno a clubes locales, una reciente auditoría en el guayaquileño Barcelona ha desvelado un déficit de 51.600.000 dólares, que ha sorprendido a propios y extraños.

Mientras algunos socios y directivos del club responsabilizan del déficit al exministro del deporte local y expresidente del club, José Francisco Cevallos, éste y sus inmediatos colaboradores resaltan que se analizará dicha auditoría con todos los descargos correspondientes.

La polémica interna comenzó a raíz del proceso de contratación a finales de 2019 del director deportivo Antonio Cordón y el seleccionador nacional, el hispano-holandés Jordi Cruyff, dado que Egas llevó adelante el proceso sin una completa transparencia en las cifras, lo que finalmente le costó la moción de censura.

El técnico, que se encuentra en España y debido a la pandemia no ha podido dirigir entrenamientos o partidos, se ha mantenido al margen de la crisis institucional al considerar que, como contratado, no es un asunto que le corresponda, pero está en contacto con las nuevas autoridades de la FEF para seguir adelante con el proyecto nacional deportivo para el cual fue traído.

Uno de los goleadores de la Liga mexicana, el ecuatoriano Angel Mena, y el portero del club El Nacional, Johan Padilla, han pedido que «primero dejen trabajar a Cruyff y luego juzguen su trabajo».

Fuente:EW/larepublica


Dejar un comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su Nombre aquí