Inicio Economía Ecuador cubre líos de iliquidez con más deuda a corto plazo

Ecuador cubre líos de iliquidez con más deuda a corto plazo

Compartir
lahora

Mientras la reducción de los subsidios de los combustibles podría generar un ahorro de aproximadamente 2.000 millones de dólares en 2019, el Gobierno sigue luchando por cubrir los gastos de cierre de año y evitar que las reservas internacionales se sigan desplomando.

Por eso, el Banco Central del Ecuador (BCE) concretó un crédito por 300 millones de dólares a cambio de oro. El objetivo es precisamente el fortalecimiento de las reservas internacionales, que cayeron un 10,4% en la última semana, hasta llegar a los 2.127 millones, el nivel más bajo de 2018. Ese nivel es comparable con el alcanzado en mayo de 2016, en medio de la crisis económica por el desplome de los precios del petróleo.

La importancia de las reservas internacionales consiste en que representan los recursos financieros en divisas que tiene un país para pagar los bienes de importación y el servicio de la deuda.

Solución a corto plazo 
En este sentido, los 300 millones constituyen una línea de liquidez de corto plazo, con una tasa anual de 2,86%, aunque no se ha precisado el lapso. “Esta transacción de corto plazo permite que un activo como el oro, temporalmente, aporte a la liquidez de la economía. Para ello se requirió que 340.000 onzas de oro se mantengan inmovilizadas en la cuenta del BCE en el exterior. Estos recursos líquidos recibidos serán devueltos en los próximos días”, dijo la entidad bancaria.

Además, otro alivio momentáneo para el Gobierno es que ayer se recibió una transferencia de 450 millones de dólares, correspondiente a la mitad del crédito de 900 millones otorgado por China a mediados de este mes. Es decir, para poder frenar la caída de las reservas y cubrir gastos emergentes, las autoridades, en los últimos 15 días, han levantado 1.300 millones de nueva deuda.

Siguen los problemas 
Sin embargo, según el analista económico Alberto Acosta Burneo, el mayor problema es que el Ejecutivo intenta mantener, a toda costa, un nivel alto de gasto público y toma medidas de manera reactiva porque cada vez le resulta más difícil encontrar financiamiento.

En este sentido, consideró que la reducción de subsidios era una medida inevitable, pero no se puede seguir cargando todo el peso en la ciudadanía. “La receta de incrementar impuestos ya no cabe. Necesitamos que se reduzca el nivel de gasto. Tiene que haber un sacrificio por parte del Gobierno y no solamente pedir sacrificios a los ciudadanos”, aseveró.

Según datos del Observatorio de la Política Fiscal, a puertas de terminar el año, el gasto corriente aumentó 5,3%; o sea, 728 millones. De eso, 274 millones corresponden a mayores desembolsos en sueldos de la burocracia estatal; y 237 millones al aumento en compra de bienes y servicios. El único rubro donde el Gobierno cumple su discurso de austeridad es en el gasto de inversión, el cual se ha reducido en un 23,5%; es decir, 1.636 millones de dólares.

Fuente: EW/Lahora

Dejar un comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su Nombre aquí