Inicio Complemento Principal 1 Simpatizantes de Glas realizaron velada en cárcel 4 de Quito

Simpatizantes de Glas realizaron velada en cárcel 4 de Quito

Compartir
andes

A esta iniciativa también llegó su esposa, Cinthia Díaz
A través de una carta, el Vicepresidente Jorge Glas se comunicó con las personas que estuvieron el fin de semana en los exteriores de la cárcel 4 de Quito, quienes realizaron una velada navideña y de solidaridad al Segundo Mandatario, quien se encuentra detenido y sentenciado a seis años por el delito de asociación ilícita.


“Un abrazo, ¡no desmayen! ¡Seguimos en la lucha! ¡Feliz Navidad y hasta la victoria siempre!”, escribió el Vicepresidente Glas a los simpatizantes que se apostaron en el lugar, al frente del centro comercial El Condado.

Twitter

“Libertad, libertad para Jorge Glas; un hombre honesto perdió su libertad”; “Moreno traidor, el pueblo te rechaza en todo el Ecuador”; “no, no, no a la consulta dile que no”; fueron algunas de las consignas que se escucharon durante la velada navideña de solidaridad con el Vicepresidente de la República que se cumplió el sábado 23 en los exteriores de la Cárcel No. 4, frente al Centro Comercial El Condado.

El lugar se encontraba atestado de hombres y mujeres que realizaban las últimas compras de Navidad y que a las 6 de la tarde, del sábado 23, luchaban por desplazarse ya sea en carros pequeños o en buses, a través de un tráfico endiablado.

Pese a los inconvenientes, por la gran cantidad de vehículos que circulan por el sector, el grupo de simpatizantes de Glas se mantuvo activo por más de dos horas gritando consignas.

El apoyo a los manifestantes se evidenció a través de un buen porcentaje de conductores – de automóviles y buses – que tocaron sus bocinas, mientras un número menor realizó gestos de rechazo, inclusive desde un auto se arrojó cerveza en contra de los que apoyaban a Jorge Glas.

Hablando de porcentajes, aproximadamente, podríamos decir que el 30 por ciento de transeúntes apoyaba la causa a favor de Glas, el 20 por ciento estaban de acuerdo con la orden de prisión y al 50 por ciento restante no le importaba el asunto.

Entre los manifestantes estaban representantes de los migrantes en Estados Unidos y Canadá quienes expresaban a viva voz su rechazo por la actitud “engañadora” del actual Primer Mandatario, al proponer una consulta a la que calificaron de mentirosa.

El grupo, que en un comienzo apenas alcanzaría a 30 personas, fue creciendo de poco a poco, ya que gente que salía del centro comercial, al menos por unos minutos se unía a la protesta y de alguna manera expresaba su condena a la prisión que guarda el vicepresidente Glas desde el 2 de octubre.

La llegada de Cinthia de Glas se produjo pasadas las 7 de la noche. Fue recibida con muestras de cariño por algunos de sus conocidos y aquellos que por primera vez la miraban. Vestía como siempre, en forma sencilla, sin maquillaje y con una sonrisa que no logra ocultar su dolor saludó con quienes se le acercaron.

Tuvo palabras de consuelo para gente que estaba muy dolida por la prisión que guarda su esposo, desde cuando decidió entregarse voluntariamente a la policía. No se queja, guarda una compostura admirable. En su mano derecha sostiene como si fuese un escudo, una biblia cuya pasta negra, está muy desgastaba, seguramente porque a ella acude en muchos instantes buscando la fortaleza que necesita para enfrentar una situación tan sensible como es la prisión de su esposo.

Los gritos aumentan, hay más personas. De pronto desde el interior de la prisión entregan una hoja de papel, es una carta del vicepresidente Glas, se pide que se la lea en voz alta. Los celulares y cámaras fotográficas entran en acción, todos quieren tener una fotografía del documento.

“No desmayen, seguimos en la lucha, Feliz Navidad, ¡Hasta la victoria siempre! J. Glas” dice la nota y al escucharla el fervor en el grupo vuelve a encenderse, se escuchan las frases: “alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina…”, “Rafael, Rafael, que tiene Rafael que la oligarquía no puede con él”, “Glas, amigo, el pueblo está contigo”, resiste amigo.

La jornada concluye en paz. Respeto y consideración de parte de los manifestantes y de los agentes de la policía encargada de controlar el orden.

Fuente: Leyla Piedad Escobar/Ecuadorinmediato

Dejar un comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su Nombre aquí